sábado, 24 de marzo de 2012

El 29 M o la capacidad de reinventarnos todos

Me gustaría compartir, con los que os acercáis a esta entrada o con lo queréis abrir puertas al mundo en la red, el linimento del DR. Sloan que he encontrado para la tortícolis que nos aqueja.


Es una botellita que se aplica directamente en las emociones y que se llama REINVENTARSE.
Debe usarse a diario, al levantarse por la mañana, con el ritual de la ducha, el café, el pintado del ojo y el ponerte pendientes de los que le gustan a los enanitos de tu clase...

Unas gotas , a diario, ayudan a cambiar el panorama. Te ayudan a que el cuello adquiera flexibilidad y te permita caminar mirando arriba y abajo, a derecha, a izquierda y al centro.

Entre los posibles efectos secundarios, se describe el de que a tu alrededor no entiendan muy bien lo que dices porque, ese día que quieres compartir lo que has visto en tu camino, ¡mala suerte! tu interlocutor se levantó con la molesta tortículis y aunque quisiera, y es su voluntad, no puede torcer el cuello hacia dónde está lo que tu has visto.

Esta mañana, me acababa de dar unos masajillos con la loción de reiventarse y me he puesto a mirar en la red, en videos, en canciones y en recuerdos ¡cuántos!

Descubro lo que se dice, cuenta y acontece acerca del 29 M y la huelga general.

Recuerdos, recuerdos y recuerdos agolpados en el cerebro pero sobre todo en la piel, en ese emocionarse recordándoles y recordándote.

Sé que esta huelga adolece de muchos peros, sé que no me gusta la palabra esquirol usada contra los que voluntariamente, y con sus múltiples y legítimas razones no la secundarán, sé que la autocrítica no es nuestro punto fuerte en este momento social de España, sé que el gobierno es democrático porque ha sido elegido por los ciudadanos, me guste o no su composición.
Y dejemos el análisis oportunista de datos en uno u otro sentido. Los votos respaldan al gobierno porque la gente votó lo que consideró oportuno y si somos tan "sabios" que nos consideramos superiores porque sabemos lo que votamos, en uno o en otro sentido, no olvidemos que, como adultos, hemos contribuido a la educación de los que han votado.

Es democrático y por ello quiero y les he pedido, desde el principio, que dialoguen, que escuchen , que pacten y que se acerquen a los discrepantes que los aduladores siempre hacen daño al sistema, sea cual fuere su color.

Sé que los sindicatos han adolecido del mal general, del estructural, en muchas ocasiones, de no ganarse la confianza de los que representan o les votan pero eso no es motivo suficiente para que, entre todos, llevemos a los jóvenes y a los que no lo son tanto, a practicar la desconfianza, la falta de ilusiones,  la emigración...


Desde este proyecto, en el que los profesores llevamos años trabajando sin recibir recompensa económica y muchas veces ni la palabra gracias, sabemos que se puede cambiar y que se debe cambiar YA.

Coincido con muchos compañeros que dicen y comentan en la red que en el SXXI las medidas que lleven al diálogo no deben pasar por las calles y por perder días de salario, de nuevo.

Pero esa coincidencia no me hará quedarme quieta en esta ocasión.

Ya he hecho autocrítica en donde creo que era el lugar adecuado pero mis hijos, mi marido al que esos "acuerdos amistosos" ya le han dejado en casa, mis jóvenes pateras londinenses a los que acojo y doy de comer con algo más que potajes, con ese poquito de calor de hogar en sus "no vidas laborales".

Los jóvenes que vi sentarse y dialogar y creer en el 15M , ellos no me verán quedarme quieta porque, aunque coincida en que no me representan muchos de los que me dicen representar, empezando por el presidente de mi comunidad de vecinos o el del club de atletismo... 

Por el momento social en el que estamos inmersos TODOS, creo que debo apoyar la huelga general para que los que gobiernan y los gobernados, que vamos a perder nuestros ya mermados sueldos, para que entre todos, dialoguemos con un poco de sentido común y respeto.

Por favor, dejémosnos lenguajes obsoletos y que ya no conducen sino a crispación, desconfianza y ver el mundo divido entre amigos y enemigos.

Haré la huelga general porque quiero reinventar el sistema, no me gusta ver en el que piensa distinto al enemigo. 
Creo que la pluralidad, la escuela pública, la salud publica y la cultura pública me han ayudado a ser lo que soy, a poder dejar a mis hijos un legado de ilusión en mi trabajo, de implicación social solidaria y de no tener un consumismo exacerbado y ostentoso.

Cantar o escuchar a Sabina no es ni de izquierdas ni de derechas porque cuando la situación "amaina", en sus conciertos, hay gente plural.
Apoyar una huelga para un freno y una autocrítica no es de "rojos", ni de "azules" el reprenderla, es de seres humanos llamados a entenderse y no me gusta esta medida, no me gusta perder el sueldo y no me gusta tener que llegar a este extremo por eso quiero reiventarme a partir de ahora, cada mañana.

Hoy lo voy a hacer con Sabina y su canción porque el dinero, ganado con las pautas marcadas por el  mercado, no tiene color y no es argumento el que al ser de izquierdas haya que ser pobre o inculto. 


Cada uno elige la música adecuada a su momento vital sin más.
Sobre gustos y colores no han escrito los autores ¿o sí?

16 comentarios:

  1. Yo ya dije ayer en mi centro que iría el jueves a la huelga general, por razones muy parecidas a las tuyas. Esta vez no lo van a hacer con mi consentimiento u omisión.
    Sólo discrepo en la elección de Sabina, ¡dónde esté Serrat...!
    http://ugtaytoalcorconysusooaa.blogspot.com.es/2012/03/serrat-y-sabina-apoyando-huelga-general.html

    ResponderEliminar
  2. Los derechos conseguidos a lo largo de los últimos años, no pueden desaparecer de la noche a la mañana.
    No podemos quedarnos parados ante estas reformas laborales, ante la pérdidas de derechos, ante tantos reajustes injustos...
    Yo considero que es mi obligación evitar que sucedan estas cosas para que nuestros jóvenes puedan vivir y trabajar como las leyes reconocen, un derecho al trabajo, a la vivienda... pero que no se quede en el papel, que sea una realidad.
    Un abrazo solidario, Cañada Blanch Infantil.

    ResponderEliminar
  3. Yo también iré a la huelga y, al igual que Conchita, ya lo he manifestado en mi centro. No me gustan las políticas de los sindicatos, pero sobre todo lo que no me gusta es esta reforma laboral y el ataque que se está haciendo a lo público mientras que se cuida lo privado.
    Si "el que calla otorga", yo en esta ocasión no voy a otorgar, ¿qué ejemplo le voy a dar a mis hijos? ¿el de la comodidad? nooooo.
    No me quedaré indiferente viendo a mis compañeros interinos ir al paro y perder derechos, ni me quedaré callada viendo cómo se resta calidad a los servicios públicos, porque el día de mañana podré ser yo, o mis seres queridos.
    Nuestras actuaciones nunca son neutras, ni asépticas, siempre indican algo, y yo quiero reivindicar, como tú, el derecho y deber de reinventarnos cada día con ser algo mejor y dar pasos hacia delante, nunca hacía atrás.
    ¡Resistencia y dignidad!

    ResponderEliminar
  4. Siempre somos responsables de lo que no tratamos de impedir"
    Jean Paul Sartre

    Esta es la frase que encabeza mi blog desde hace unos días.

    Ya no me gustaba el mundo que teníamos hasta hace unos pocos pero cambiantes años...Entonces cómo me va a gustar este que estamos empeorando por momentos.

    La crisis es la excusa perfecta para quienes queiren un mundo más insolidario, más inhumano, menos democrático y más favorecedor de in liberalismo económico que no existe, al menos para las grandes empresas y bancos que se benefician del sistema y de los dineros públicos que tanto critican. Sólo existe ese liberalismo económico entre muchas comillas, para aplicárnoslo al resto de mortales y caminar en sentodo contrario a las agujas del reloj, acercándonos a condiciones feudales.

    A quién le duele un simple día de huelga, a quién tan materialista es, es quién le debería doler todos los días que vamos a trabajar o dejar de hacerlo en descuentos de por vida nuestra y del pastel nada apetecible y maloliente que vamos a dejar a nuestros hijos.

    Voy a la huelga porque no puedo permanecer impasible ante un mundo que lejos de mejorar, empeora en cuanto a una justicia social mínima y porque no podría mirar a la cara a mis hijos diciéndoles que no hice nada para evitar que perdieran lo que yo tuve hasta un día y por las personas anónimas que durante varios siglos consiguieron que tuviéramos vacaciones, salario mínimo, seguridad social, pensión y posibilidad de jubilarse...

    Voy a la huelga porque creo que un mundo mejor tendría que acercar las condiciones laborales del resto del mundo a las nuestras y no las nuestras a las de los países asiáticos, porque un mundo mejor tendría que disminuir las diferencias entre ricos y pobre y no aumentarlas de manera sangrante.

    Claro que hay que ahorrar, no derrochar, cambiar un modelo que dilapida el mundo y agota sus recursos sin escrúpluos, sin tener en cuenta la salud ni la vida de millones y millones de personas y aún meos su futuro.

    Pero lo que se está haciendo es justamente lo contrario, una vuelta de tuerca brutal para la mayoría, para que una minoría viva aún mejor en su religión que adora vellocinos y becerros de oro.

    No voy a hacer como en aquel poema errónemante atribuido a Bertolt Brecht, no haciendo nada, creyéndome falsamente protegido en mi torre de marfil, porque venían a por los judíos y yo no lo era, porque no tengo ninguna duda de que sus vellocinos y becerros de oro son lo público y nuestros derechos sociales que son unos caramelos muy jugosos y deseables con los que matar muchos pájaros de un tiro, probablemente más de uno, porque estas crisis históricamente acaban en guerras pues suman y producen ingentes cantidades de dinero. No en vano, la industria armamentística es de las que más está creciendo en esta supuesta crisis.

    Voya a la huelga por el mundo, por mis hijos, por mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrenando la reforma laboral (12 despidos)
      http://www.youtube.com/watch?v=gH-u7DHvbRU&feature=youtu.be

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias x recordarlo. Simepre es oportuno.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. #yovoy Sin duda. Pero también respeto a quien no va. No solo tolero, no. Respeto. Porque mucha gente vemos lo mismo pero lo valoramos diferente. Las decisiones de "sí" o "no" son simples (no sencillas, simples). Pero parte den de una cesta de ingredientes muy variada. Creo que hay que concentrarse en esos ingredientes, no en el "sí" o "no". Estaríamos más gente junta...

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien voy a la huelga del 29, en mi familia me enseñaron a mirar hacia adelante, a avanzar, no a retroceder.No pudemos seguir retorciendo en derechos ni por nosotros y mucho menor por nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo, como no tengo trabajo, no puedo decir que iré a la huelga, pero si lo tuviera, posiblemente iría con vosotros y vosotras, compañeros de fatigas. No hemos dejado de perder derechos como trabajadores desde 1992, y en época de bonanza no los recuperamos. Los derechos a los que renunciamos no se vuelven a conquistar tan fácilmente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolasa, tu postura y claridad de ideas a pesar de u situación te dan valor, porque cuando las cosas van bien es más fácil o debería de serlo, pero cuando no van tan bien, es más difícil tener claridad de ideas. Por ello, las tuyas, aún tienen más valor. Las comparto y te espero, aún en la distancia en las manifestaciones.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. A veces hay que olvidar todo lo que rodea a un evento de este tipo, olvidarse de políticos, sindicatos, medios y simplemente pensar ¿me gusta lo que se va a implementar? ¿pienso que mejorará la situación? infórmate y si no estás de acuerdo entonces ejerce tu derecho como ciudadano. No me gusta que en este país te tachen de una cosa o de otra por tomar una decisión. Las personas somos plurales y somos capaces de estar de acuerdo con unas y en desacuerdo con otras. Yo creo que esta reforma laboral va a ser muy perjudicial para nuestra sociedad. Pienso que la crisis no justifica la pérdida de derechos fundamentales. No quiero tener que ahorrar para pagar el médico y la educación. No quiero que mis amigos se vayan a trabajar al extranjero porque no hay trabajo aquí. No quiero ver que la diferencia social cada vez se hace más grande. Y creo que jamás debemos perder la capacidad de luchar por lo que queremos, de manera pacífica pero firme. Gran post, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Yo siento por esta vez estar jubilada, pero saldré a la calle y por supuesto haré huelga de consumo, comparto lo que decís todxs, pero me vais a permitir que me lleve el comentario de JJ (el que empieza con la cita de Sartre) a otro lado, porque no tiene desperdicio y me ha emocionado leerlo.
    Gracias JJ
    Un abrazo a todxs

    ResponderEliminar
  11. Mercedes, decía comparto vuestros comentarios, pero hago una salvedad, yo sí creo que hay izquierdas y derechas, y que en momentos como este se ve más claro aún, con absoluto respeto a las personas, discrepo con la ideología que nos ha llevado a esto y nos quiere a velocidad de vértigo llevar al siglo XIX. Firmeza por tanto contra las medidas impuestas desde esa ideología las defienda quien las defienda.
    Ójala se un gran éxtito la huelga, los resultados de las elecciones andaluzas hacen asomar un poco de esperanza a pesar de la que está cayendo.
    ¡¡¡ENHORABUENA ANDALUCES!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feli ya sabes que yo creo en el género persona y en ese, los colores y los géneros...se desdibujaron hace tiempo.

      Quiero volver a pintar el mundo de arco iris.

      Muassssssss
      Mercedes

      Eliminar

Hola, eres muy bienvenid@ a nuestro blog.
SI QUIERES DEJAR UN COMENTARIO
1.- Busca con el ratón la palabra comentarios que está al final de cada entrada
2.- Luego escribe lo que quieras en la cajita que te aparecerá en la pantalla
3.- Copia las palabras que te aparecen para verificación
4.- Elige una de las identidades que aparecen o la posibilidad de ANÓNIMO pero recuerda que si quieres que te conozcamos deberás darnos datos en tu mensaje: os escribo desde..., me llamo...
5.- le das a publicar y ¡ya está!